Compartir

 

Uno de los primeros pasos que uno debe tomar como artista profesional, es elegir el nombre correcto. Es importante poner atención en esta tarea, ya que tu nombre, refleja y representa tu música. Una vez que elijas tu nombre, será sinónimo de tu música.

Elige un nombre que te sirva como herramienta de promoción y marketing para tu marca, y a la vez te ayude distinguirte de los demás para evitar confusión con tus seguidores, y posibles demandas por tu nombre. Asegúrate que sea único y distinguible.

Artistas famosos que vienen en mente son; Lady Gaga, Kaskade, Jay Z, Tiesto, Diplo Red Hot Chilli Peppers, etc. Estos artistas tienen excelentes nombres porque representan y resumen el concepto que el artista quiere proyectar. Como mencionamos antes, estos nombres son únicos y distinguibles, en comparación a que sí los artistas hubiesen usado su nombre propio (especialmente cuánto tienen nombres demasiado comunes)

Por ejemplo, en el caso de Lady Gaga, “Gaga” en francés quiere

decir “Loca” o “Lunática”. Cuando escuchamos la música de Lady Gaga, inmediatamente pensamos en música creativa, expresiva, libre, y por supuesto: muy loca.

Sin embargo, existen muchos casos en el que tu nombre real puede que funcione mejor. Honestamente, en la actualidad hay muchos artistas que usan su nombre real, y les va muy bien. Después de todo, ¿Que es lo que te representa mejor que el nombre que te dieron cuando naciste, y que has tenido toda tu vida?

Si eres un artista solista, y tu nombre real ya suena cool y te identifica, o ya tienes una audiencia establece con el, pensar en usar cualquier otro nombre, es algo que no sea lo mejor para ti.

Aparte de el hecho de que su tu nombre sea extremadamente difícil de pronunciar o demasiado común, hay otros factores que te pueden orillar a adoptar un seudónimo para tu proyecto artístico.

Según el artículo de Kevin Perry titulado “The Psychology of stage names” (la psicología de los nombres artísticos)algunos artistas pueden elegir su nombre simplemente porque quieren reinventarse. Cómo dice el dicho: renovarse o morir. A veces puedes acumular cierta mala vibra con cierto nombre artístico y a veces es terapéutico y una clave mercadológica para volver a iniciar con algo nuevo.

Otra razón para adoptar un nombre de artista, es cuando cambian drásticamente de género musical. En este caso, tu nuevo nombre puede ser un alias, o algo permanente. Todo depende de lo que quieras hacer con tu nuevo “Yo”. Sí de plano estás cambiando tu entorno musical para distanciarte de tu trabajo anterior, entonces puedes optar por el cambio permanente. Si solo quieres mostrar otro lado musical que tienes, o simplemente quieres experimentar, has el cambio temporal. Puedes usar tu nuevo nombre para hacer música que no sacarias bajo tu nombre principal.

Por último, pero no menos importante, cuando decidas elegir un nombre, el internet es tu mejor herramienta. Si piensas que tienes el nombre más único e increíble del mundo, asegúrate de buscarlo en google y asegurarte que nadie más lo esté usando. Elegir un nombre que ya está siendo utilizado por alguien más es pésima idea y te atrae bastantes problemas en el futuro. Una forma de asegurarte que tu nombre puede usarse sin lios en todas tus redes sociales, es usando http://namechk.com. No hay nada peor que querer usar un nombre y que no esté disponible. Quítate esos malos momentos.

Elige un nombre que nadie más en tu genero musical esté utilizando. Algo que sea original es lo ideal, para no crear confusión y evitar demandas en el futuro por qué elegiste el nombre de alguien más. Sobretodo, cuando estés eligiendo un nombre, piensa en el futuro. Visualiza cómo tu nombre te va a hacer resaltar del resto de los demás.

¿Que opinas? ¿Estas de acuerdo? Dejanos saber en los comentarios tus experiencias con con este tema.

Comments

comments

Compartir
Artículo anterior¿La muerte del .Mp3?
Artículo siguienteArtist Managment